Seguridad, y redes sociales

Empieza una nueva campaña escolar, y también la vuelta al trabajo. Todo vuelve a la rutina. Siendo así, ¿por que no repasamos un poco nuestros perfiles sociales para afrontar el nuevo curso?

Tanto para jóvenes como para adultos, el revisar nuestros perfiles sociales, puede ser algo aburrido y engorroso. Pero es importante, ya que con el tiempo se acumulan mensajes, “amigos” y se baja la guardia en temas de seguridad.

Photo credit: Jason A. Howie via Visualhunt / CC BY
Photo credit: Jason A. Howie via Visualhunt / CC BY

El orden de los factores no altera el producto

Da igual por donde empecemos pero este ejercicio de limpieza es recomendable realizarlo mínimo una vez al año. No es necesario hacerlo todo a la vez, pero es aconsejable hacerlo completo. Las redes sociales se han convertido en un escaparate enorme de nuestra vida, como un segundo hogar, y hay que hacer mantenimiento anual.

Aspectos de seguridad

Lo primordial es la seguridad de nuestro perfil completo en Internet, más si a nivel profesional nos es imprescindible. Hay que evitar el robo de cuentas o suplantación. Esto ultimo bastante difícil.

Contraseña

Es necesario cambiar las contraseñas mínimo una vez al año. La recomendación general es de cambiarla cada pocos meses, pero con cambiarla mínimo una vez al año hay suficiente.

Mentira, nunca es suficiente.

La de nuestro correo electrónico será la mas importante, pero la de los perfiles sociales también. Y si nos creemos muy vulnerables o con poca capacidad de tener contraseñas potentes, es mejor que separemos nuestro correo personal de nuestros perfiles sociales, usando un correo alternativo para acceder a estos portales.

Y cuidado con los correos que nos notifican un cambio de contraseña o algo similar. Nunca introducir datos personales después de picar en un enlace que venga de un correo electrónico.

Nombre de usuario

Si no somos personas que necesitemos estar on-line, que nuestra presencia en Internet es secundaria u opcional, una buena idea es no tener nombres reales en las redes sociales. A facebook por ejemplo esto no le gusta ni un pelo, dando problemas enormes a personas y sobre todo artistas, que llevan toda una vida usando un pseudonimo y siendo más conocidos por ese nombre que por el real. Pero es posible cambiarlo si usamos diferencias en la pronunciación o cambiamos alguna letra al escribirlo. Con eso es suficiente como para que no se pueda realizar una búsqueda y que aparezca toda nuestra vida. Algo que explico más abajo.

Información de los perfiles.

Hay que tener en cuenta, que un hipotético hacker que se fije en nosotros, necesita recopilar información básica de nuestra vida para tener pautas con las que atacar.

Si un hacker u organización de hackers se fija en nosotros, es que no somos unos simples currantes, y muy posiblemente seremos incapaces de parar ataques serios, como les pasa a muchos famosos.

En tema de intento de robos de cuentas, como he dicho antes, tenemos cuentas de correo separadas para nuestros perfiles, en caso de recibir avisos de seguridad en la cuenta de correo que no esta vinculada a nuestro perfil, sabremos que se trata de un intento de robo de contraseña.

No ofrecer información sobre nuestra fecha de nacimiento o domicilio real, también es importante.

Mensajes antiguos

Igual te da un poco de bochorno, o pena, pero hay mensajes en el Timeline de nuestros muros, que hay que limpiar. Es una buena forma de asegurarse que no revelamos más información de la necesaria.

Muy útil si somos de los que nos emocionamos y escribimos en caliente y colgamos mensajes que no deberíamos. Tanto para jóvenes como para adultos, es algo a tener en cuenta. Imagina que te ofrecen un puesto de trabajo en una empresa y has criticado en abierto esa misma empresa y no lo recuerdas…. Pues eso.

Contactos

Hay que revisar nuestra lista de contactos, aunque solo sea una vez al año. Muy útil tanto para nuestra agenda telefónica, como para nuestros perfiles. Y sobre todo con la polémica creada por la información compartida entre Facebook y y whasapp.

Es complicado frenar la difusión de nuestro numero de móvil. Y si tenemos whasapp eso se traduce que cualquiera en cualquier momento puede enviarnos un mensaje. Whasapp se ha vuelto una fuente de problemas por su política de exceso de información, y el control tan grande que ejerce sobre las personas que lo usan por temas como la hora de conexión o el doble tic azul.

Ya no solo por seguridad, sino por salud mental, hay que intentar eliminar algo de información de whasapp, y si puede ser la confirmación de mensajes, así como la foto de perfil o nombre, mejor.

Sin ese mínimo, alguien que tenga nuestro numero, podrá saber a que horas nos conectamos, y ejercerá un gran control sobre nuestra vida. Puede parecer trivial a muchos, pero es una pesadilla en caso de acoso entre adolescentes. Es aconsejable incluso usar sistemas de mensajería complementarios.

Lo mismo pasa con las redes sociales, aunque depende de cada una y como se usen. Hay contactos que en realidad no conocemos de nada, y no es lo mismo que nos siga para estar día de lo que podemos contar, que pueda acceder a contenido que debería ser privado. En estos casos lo mejor es tener un filtraje correcto para seleccionar el grupo de gente que puede ver nuestras publicaciones o nuestras fotos.

Todos estos consejos vienen dándose desde hace tiempo en campañas alarmistas que anuncian los enormes riesgos de las redes sociales. No es tal el problema, pero si que es necesario coger ciertas costumbres evaluando correctamente que nivel de información queremos exponer.

Deja un comentario