Kano OS. El sistema operativo perfecto para Raspberry pi.

Son muchos los proyectos que pueden nacer en campañas de financiación colectiva. Algunos pueden llegar a ser increíbles.

A nadie le sorprende ya el éxito de la pequeña Raspberry Pi. Muchos proyectos intentan, copiarla o copiar su concepto para atraer parte del éxito, o bien directamente usarla en un nuevo proyecto donde sea el núcleo principal. Es el caso de Kano, un proyecto que ya tiene sus añitos y que ahora hemos probado una parte, su sistema operativo.

2016-07-09-084500_1024x768_scrot

Personalmente, cuando vi el proyecto, no me sedujo para nada. Era similar por ejemplo al Pitop. Entraba dentro de las ideas que intentaban darle un impulso a la placa de desarrollo, dotarle de periféricos a medida o hacerle un envoltorio que fuese más atractivo.

Visto ahora el Kano OS, me doy cuenta del enorme error que cometí al dejar este proyecto en la lista de pendientes de revisar.

El que el proyecto nos impresione tanto tiene un motivo muy concreto, una serie de coincidencias, y una serie de guiños que han tenido sus creadores, que a mi directamente me han llegado muy profundo.

Kano, lo dice todo en una sola palabra

Tonto de mi, no se me había ocurrido la relación en el nombre escogido, con la finalidad del proyecto.

La idea de la placa Raspberry pi, es llevar la enseñanza de la informática a cualquier rincón del mundo. El proyecto Kano da un paso más y crea todo el ecosistema que le faltaba a la placa para que un niño de cierta edad, completamente solo, pueda empezar a experimentar con esta pequeña placa. Incluso ha creado un sistema operativo a medida de los pequeños, que es el punto fuerte del proyecto. Es lo que hemos probado.

Si digo que el nombre de Kano lo dice todo, es porque es el apellido de alguien muy importante. De Jigoro Kano concretamente, el maestro Jigoro Kano, fundador de la escuela de Judo.

Podría parecer que es una casualidad, pero no, el nombre esta inspirado en lo que hizo Jigoro con el Judo, democratizando el deporte, convirtiendo las artes marciales en un deporte y haciendo que cualquiera pudiera practicarlas independientemente de su capacidad física.

Sobre la figura de Jigoro Kano, de como creo el judo y como cambió el deporte en Japón, hay para escribir unas cuantas entradas en… otros blogs. Este no es su sitio, pero sirve para ver que pretendían cuando le pusieron ese nombre al proyecto.

Lo más grande pasa desapercibido

En esta entrada, aparte de presentar el proyecto, me quiero centrar en el software, pues es con diferencia la parte interesante del proyecto, y lo que le da sentido.

Curiosamente, a pesar que Kano es un juguete que vale sus buenos 200€, el software es gratuito y podemos descargarlo para probarlo en una Raspberry que tengamos.  Se pierden algunas funciones y la gracia de montar el ordenador, pero nada grave.

Y es que el sistema operativo de Kano, no es un sistema al uso, tiene poco que ver con lo visto para Raspberry pi, y convierte de forma definitiva, a la pequeña placa, en aquello por lo que fue concebida, un ordenador con el que aprender informática y programación.

Al inicia por primera vez nos encontramos con un juego en ascii
Al inicia por primera vez nos encontramos con un juego en ascii

Todo empieza en el minuto 0. Justo después de realizar la instalación (entiendo que en el producto comprado no hay que hacerlo), nos damos cuenta de la maravilla que tenemos delante. Pues todo es aprendizaje, incluso el tedioso primer arranque que hábilmente lo han convertido en un proceso a modo de historia que explica que es la informática. En concreto el inicio gira entorno la conversión de datos mundo real, el mundo de los bits.

Antes de empezar a clikar en todas partes en el escritorio, antes de lanzar aplicaciones o jugar, el sistema, en esa primera vez, te hace pasar por un proceso donde te lleva por un mapa realizado como si de caracteres ascii en una pantalla monocromo se tratase.

Para poder empezar a usar el sistema operativo es necesario llevar al personaje al final
Para poder empezar a usar el sistema operativo es necesario llevar al personaje al final

No desvelo más sorpresas, pero como continuación a los guiños, no puedo dejarme al conejo que sale en alguna ocasión, como si de Wonderland se tratase.

Poco a poco los bits se transforman
Poco a poco los bits se transforman

El escritorio

Kano OS está repleto de sorpresas desde el principio, como hemos visto, pero es que una vez ya superado ese primer arranque, las sorpresas no paran.

Para poder usar el ordenador, como en cualquier equipo dignamente configurado, hay que crear una sesión de usuario. Esta sesión se configura al inicio la primera vez, pero podemos crear otras.

La configuración de la sesión no es tampoco algo habitual en otros equipos, y pasa por crearse un perfil, con un avatar diseñado por el propio niño donde puede escoger colores y aspecto físico. Dado que se conecta a Internet, y el perfil puede llegar a ser publico, que el avatar del niño sea un dibujo y no una foto, ya nos indica que respetan el mínimo de privacidad.

El escritorio y todas las operaciones que se realicen van ligados a este perfil, con lo que no encontraremos programas que vallan por su cuenta con perfiles diferentes u otros sistemas de valoración. Todo absolutamente todo lo que encontramos va ligado a ese perfil.

¿Y para que se necesita esto?

Si estamos atentos, veremos que la ropa del avatar es un judogi, y hay en el avatar, niveles y medallas para ganar.  Todo el sistema operativo esta orientado al aprendizaje y a la gamificación que está tan de moda. Se han de conseguir ciertos objetivos para conseguir las medallas y subir de nivel.

Kano World es la comunidad que conecta a todos los usuarios de este proyecto. Es necesario crear una cuenta, que gracias al sistema de avatar del sistema, hace que la privacidad se respete.

La conexión con la comunidad es una parte importante de todo el sistema, aunque no es imprescindible. Muchos apartados o juegos funcionan directamente desde un explorador y tener una cuenta de usuario facilita las cosas. Cuenta que es gratuita como suele serlo en estos casos.

Las sorpresas no paran

La parte principal del sistema operativo, es un juego al estilo de Zelda o similar en 8bits como si en los 90 nos encontraramos. En el, un mundo por explorar, donde hay juegos, y pruebas por realizar. Los personajes que nos encontramos no desperdician la oportunidad de darnos pequeñas lecciones de informática. Los dos primeros juegos, un clasico pong y una especie de Flappy bird, es un ejemplo de cual es la intención de estas pruebas que dan acceso a las primeras medallas, que el niño adquiera velocidad y pericia con el teclado (y que también se entretenga).

Una aventura como eje del sistema operativo
Una aventura como eje del sistema operativo

Está geek aventura seguramente será el pilar central del uso del ordenador, pero hay mucho más por realizar y prácticamente todo se centra en enseñar algún aspecto de la informática o de la programación.

Mapa de la aventura
Mapa de la aventura

Escondido tras un botón existe el cambio de escritorio, que nos lleva a otro más clásico y que recuerda al de una Raspberry con Raspbian. La diferencia es que da la sensación de ser un escritorio enfocado a ser usado sobre una pantalla táctil, y si vemos cual es el producto que actualmente vende, nos damos cuenta que en realidad el conjunto esta pensado en crear una tablet más que un ordenador de escritorio.

Instalador de aplicaciones
Instalador de aplicaciones

Olvidándonos de lo que nos ofrece Kano, podemos usar el sistema como si de la propia raspberry se tratase, pudiendo instalar aplicaciones, que tendrán un aspecto muy similar al de las apps de una tablet. No deja de ser un Linux basado en Debian, y aunque a primeras pase muy desapercibido, tenemos disponible el terminan para poder realizar mantenimiento, actualizaciones e instalaciones.

Aprendiendo a programar

Todas las aplicaciones iniciales, y prácticamente todas las originales de Kano, están pensadas para aprender a programar. Con una característica, anteponen el aprender código de texto antes que aprender a programar por bloques. Así, aunque puede ser usado por niños más pequeños, su destino esa en niños a partir de 8 años que sepan leer bien y comiencen a desenvolverse con soltura con un teclado.

EL terminal como juego de ejercicios
EL terminal como juego de ejercicios

Funcionamiento

Dado que nos quedo muy larga esta entrada, terminamos ya con el rendimiento completo del sistema. Actualmente se ofrece con una Raspberry Pi 3 y pantalla táctil, teniendo un buen funcionamiento. En una versión 2 no hay problemas para su uso, aunque requiere paciencia para la carga de las aplicaciones, y hay algún que otro cuelgue.

Yo descartaría por completo su uso en una Raspberry inferior a la 2.

Un enorme inconveniente

No todo podía ser bueno. Lo peor es que no podemos elegir el castellano como idioma. Tampoco he encontrado opción a poder cambiar de idioma.

Preguntando directamente al soporte técnico, me informan que por el momento no hay disponible versión en español.

Pero no es tan grave, la mayoría de los textos son muy asequibles con un nivel bajo de ingles. Los programas pueden ser fácilmente usados por alguien con soltura en informática.

Así que tendrá que haber un padre presente hasta que el niño no tenga dominado el idioma.

Conclusiones

Kano es un proyecto impresionante que aprovecha al máximo todo lo mejor de Raspberry pi. Pero como muchas otras iniciativas, es cara si lo que se pretende es intentar hacer llegar la informática a niños sin recursos. La Raspberry Pi por si sola ya permite acercar muchísimo la informática, pero necesitaba un sistema operativo como Kano. Aunque en realidad es prácticamente lo mismo, solo que con un escritorio y unas aplicaciones mucho más orientadas a la educación infantil.

Kano ha sacado todo el potencial de la placa, y ha creado un camino que era el que pretendía seguir Raspberry pi. Viendo los colaboradores y las empresas implicadas, le espera un gran futuro.

Dado lo grande que es todo lo que ofrece, volveremos a realizar una revisión de este sistema.

Puedes probar el software descargandotelo  de forma gratuita desde la web

2 comentarios sobre “Kano OS. El sistema operativo perfecto para Raspberry pi.

  1. Esta muy bien esta alternativa, pero el sistema operativo perfecto para la raspberry sigue siendo raspbian, al que le puedes instalar prácticamente de todo (kodi y retropie incluidos) y puedes usar como un ordenador normal y corriente.

    1. Si tomamos la raspberry como ordenador para educación e iniciación en informativa, Kano OS sobresale como sistema operativo para ese fin.
      Hablamos de niños hasta 12 años aprox… para mayores indudablemente Raspbian tiene más opciones.

Deja un comentario