Solus OS, una nueva distribución de linux

Solus OS, potenciando lo mejor y lo peor de Linux

Probamos esta nueva distribución de Linux que está dando mucho de que hablar en los últimos meses.

Mientras esperamos que por fin salga la ultima versión de Ubuntu, la 16.04, retomamos las entradas dedicadas a software libre, y más concretamente a sistemas operativos.

solus2

Están apareciendo muy buenas iniciativas y propuestas, sobre todo enfocadas en crear escritorios limpios, bonitos y ligeros, que buena falta hace.

Uno de ellos, es SOLUS OS, que se presentó a finales del 2015, y hasta ahora no hemos podido dedicarle tiempo.

Si no estas familiarizado con Linux, puede que no te llame la atención lo que voy a comentar sobre este sistema, y si lo estas, seguramente ya has oído hablar de él.

solus

Solus es un sistema operativo Linux completamente nuevo, comenzado desde 0. Todo es nuevo, sin depender de otro sistema, no hay derivaciones. Y eso tiene sus consecuencias, buenas y malas.

Lo mejor

Bajarse la ISO ya nos da una idea de inicio, de lo que nos vamos a encontrar. La imagen ISO no llega a 800MB, que es muy poco comparado a otras distribuciones. Ser tan ligero y estar desde inicio programado para ser rápido, hace que su arranque y funcionamiento sea muy rápido y fluido.

De las distribuciones que tengo probadas y comparándolo incluso con Windows o con Mac OSX, es de la más rápida que recuerdo. Pero, hablo de mi experiencia virtualizandolo, o arrancándolo desde un USB, porque en instalación no he sido capaz de probarlo por culpa del viejo equipo que utilizo para estas pruebas.

Es en ese arranca desde USB donde más se ha notado su ligereza, pudiendo funcionar casi normal, sin diferencia con otros sistemas instalados en disco. Así que puede ser una buena solución para rescatar equipos.

El otro apartado excelente, es obviamente el apartado de la sencillez y limpieza del escritorio. Es de los más limpios, con una única barra de aplicaciones en la parte superior con justo lo necesario para usarlo. Un botón de inicio minimalista y la información básica como el lanzador de notificaciones (muy al estilo de Mac) las conexiones, la hora y poco más.

Lo interesante es que esta barra y sus complementos, pueden ser modificados desde el propio menu de notificaciones, pudiendo hacer que sea mucho más minimalista, pudiendo añadir complementos, como la visualización de los espacios de trabajo.

solus3

Estas características lo hacen especialmente útil para portátiles donde necesitemos un arranque rápido y un entorno sin distracciones.

Aplicaciones por defecto

Un sistema operativo que en formato ISO ocupa menos de 800MB y en instalación escasos 2GB, nos indica que las aplicaciones instaladas es justa, muy justa. Lo suficiente para realizar algunas tareas, casi orientadas a funcionar en la nube como si fuera un Chromebook.

Screenshot from 2016-04-08 17-06-12

Tiene un lanzador de aplicaciones, aunque es más similar al inicio clásico de Windows que a un Launchpad de Apple o al lanzador de Gnome de Linux. Aún así, tiene tecla rápida de inicio con la tecla de Windows y lanzador de aplicaciones por búsqueda por teclado.

Interesante la opción de poder configurar a nuestro gusto las teclas rápidas de casi cualquier apartado del sistema.

Lo peor

Aunque Linux ha superado por mucho la barrera de la dificultad de instalación y uso para personas no técnicas, siempre quedan distribuciones donde su uso se complica muchísimo y no son tan sencillas.

Solus OS es un ejemplo. No tiene una instalación complicada, pero no se asemeja a una instalación de Ubuntu por ejemplo, donde casi solo hay que dar a continuar. Que sea un sistema tan nuevo (versión 1.1) y montado de cero, hace que existan bugs e incompatibilidades.

Esto no facilita en nada que un usuario de Windows se pase a Solus para aprovechar su ligereza, un mal característico de Linux.

Aplicaciones

Si hay algo que define a la perfección lo peor de Linux, son las aplicaciones. Aunque hay un autentico universo de aplicaciones libre y gratuitas, en muchos casos no existe la que necesitamos para Linux o no es lo suficientemente potente.

Solus empeora esa solución. Una instalación en limpio recuerda a una de Windows, donde no hay absolutamente nada que no sea imprescindible. Aplicaciones de sistema, visores de archivos y de documentos, audio, configuración y punto. Contrasta enormemente con otras distribuciones especificas que te instalan paquetes completos de ofimática, dibujo, ciencias, etc.

El tener un gestor de paquetes relativamente nuevo, y un centro de software propio que no se alimenta de otras distribuciones, hace que las aplicaciones disponibles para instalar sean muy reducidas. Un vistazo al centro de software nos da una idea de las aplicaciones.

Screenshot from 2016-04-08 18-49-06

Muy diferente al enorme centro de Software de otras distribuciones.

Es lo peor de este nuevo sistema. Aun tiene pocas aplicaciones, algo que se arreglara con el tiempo.

Es Linux, eso quiere decir que no hay nada que no se pueda solucionar con un poco de conocimiento y paciencia. Es posible portar otros paquetes de aplicaciones de forma manual, pero entonces ya no es un sistema fácil como se pretende.

En resumen, es una nueva distribución, que por sus características hay que tener muy presente. El entorno de escritorio que es completamente nuevo, es una gran apuesta por la sencillez. Con el tiempo seguro que algunos de sus problemas se irán solucionando, haciendo este sistema uno de los mejores.

Web del proyecto: Solus OS

Deja un comentario