Elegir taller o curso de programación o robótica

Juguetes y talleres que prometen enseñar a programar ¿son necesarios?

En cada época, aparece una moda que asegura que un aprendizaje es el futuro. Desde todos los medios de comunicación se insiste que ahora lo necesario es aprender a programar.

¿Realmente es cierto? ¿Son los juguetes un buen comienzo para aprender? ¿y los talleres?

Photo credit: kirainet via VisualHunt / CC BY-NC-SA
Photo credit: kirainet via VisualHunt / CC BY-NC-SA

La respuesta es si, hay que aprende a programar, un sí pero con matices.

Si nos referimos a un niño o aun un joven estudiante, programar implica realizar una actividad cerebral que ayudara a mejorar sus capacidades. La programación entra dentro del campo del calculo, y son muy necesarias la matemáticas en según que situaciones. Mejoran la capacidad de pensamiento lógico y abstracto.

En ese sentido, aprender a programar es muy beneficioso.

Pero como matiz, está que aprender nuevos idiomas, también es bueno. Realmente cualquier tipo de enseñanza en la edad de aprendizaje, que implique el tipo de ejercicio que implica aprender un idioma, es bueno, y la programación se parece mucho.

El otro punto importante, es que no es necesario aprender un idioma de programación en concreto, pues lo importante es comprender como se estructura la información.

Lo ideal es conocer y aprender los conceptos básicos desde muy pequeño. Conceptos que no se alejan mucho de los ejercicios de calculo. Contar, sumar, restar,  reconocer direcciones y saber orientarse espacialmente, a temprana edad, son excelentes ejercicios que ayudan a mejorar la capacidad compresiva de las matemáticas y la programación.

Ya he hablado en otras entradas de iniciativas que enseñan a programar partiendo de esta base. Casi sin ayuda, y con ejercicios semanales, un niño puede mejorar estas áreas básicas.

IMG_20160220_170631

¿Y los cursos y talleres?

Son buenos en general, entretenidos y educativos, pero hay que entender que como cualquier otro tipo de educación extra escolar, tiene que tener una continuidad y una constancia.

Realizar un deporte de forma constante, también aporta grandes beneficios, y aunque hay quien consigue vivir de ello, incluso hacerse rico, en general aporta los beneficios como ejercicio, que ya es mucho.

Con estos cursos pasa lo mismo. Tienen en la mayoria de los casos, el problema de no estar correctamente estructurados, miran solo por el interés económico y la inmediatez de un resultado vistoso.

Mientras no se incluyan en la formación educativa publica, tendremos que recurrir a estas iniciativas privadas, y el saber elegir es decisivo.

Podemos distinguir los cursos que no nos interesan por ser unos que se centran en un solo producto y en una edad limitada. Usan juguetes concretos que tienen una programación limitada. Una vez alcanzado el máximo nivel que proporcionan, no hay manera de continuar.

Suelen ser actividades extraescolares de diversión, que aunque aportan mucho, no deja de ser eso, un recreo no muy diferente a lo que puede ser otro de pintura o cerámica.

Si realmente estamos interesados, tendremos que buscar uno que aunque tenga una limitación de edad a la que empezar, utilice diversos sistemas,  diversos equipos durante todo el curso, y se vea que esta estructurado. Son los menos y en algunas zonas inexistentes.

Photo via Visual hunt
Photo via Visual hunt

¿Y los juguetes?

Los juguetes tienen un problema diferente. Son muy útiles, pero sin una planificación, ni una supervisión, son solo eso, juguetes. Enseñan como cualquier otro.

Muchos son caros, demasiado caros para algunas familias, y no aportan lo que valen. Es casi más útil destinar ese gasto en un equipo informático y que aprenda a través de la pantalla.

Alternativas libres, gratuitas y de bajo costo

Yo siempre voy a centrarme en esta opción. Implica dedicarle tiempo si somos padres, o ser autodidactas si somos estudiantes. Aun así, de las herramientas que voy hablar, hay mucha información en internet, o incluso hay cursos completos sobre ellas

Software de programación

Los ya comentados en este blog: Scratch y code.org para los pequeños y codeacademy para los mas mayores. Solo con estas herramientas y toda la información que existe en la comunidad que las lleva, hay suficiente para iniciarse en la programación, incluso profundizar en ella. Hay cursos bastante buenos y gratuitos para enseñar a usar scratch a padres y profesores, es una forma de introducir a los padres que se sienten perdidos.

Plataformas de hardware económico

Tengo que destacar dos, y siempre que se habla de educación en informática, electrónica y similares, acaban saliendo. La primera es un proyecto que viene de reino unido y esta orientado a proporcionar un ordenador económico con el que iniciarse. Es la famosa placa Raspberry pi.

Raspberry pi

La idea del proyecto, es que cualquier niño tenga acceso a un ordenador. Con este fin en reino unido, se han regalado estos mini ordenadores con la compra de una revista,

Ya he hablado de ellos, están revolucionando la enseñanza en aquellos centros que lo incorporan. El problema es que se requiere de un teclado, de un ratón, de una pantalla y de una conexión a internet. En conjunto es varias veces el precio de la placa, pero por el precio que tiene, ya abre la puerta al acceso de la informática.

Al utilizar Linux como sistema base, también hace que los conocimientos que se aprendan no sean los de los sencillos sistemas Windows y Apple OSX, y da la oportunidad de adentrarse mucho más en el sistema.

Al ser una plataforma de desarrollo, permite ser programada para realizar ciertas acciones, controlar dispositivos, infinidad de proyectos. Los ejemplos en internet son inacabables.

7988262046_b198c90a69_h

Arduino

Es la otra estrella, aunque es bastante mas amplia. La idea era crear una placa de desarrollo equipada de un microcontrolador, capaz de realizar grandes proyectos de electrónica. Es un sistema de hardware libre, y podemos encontrar versiones similares y compatibles en cualquier parte del mundo.

Esta diseñada específicamente para ser programada, y se requiere de un ordenador aparte para realizar esta función.Usa un lenguaje de programación especifico muy asequible que permite hacer cosas desde el inicio. No solo permite aprender a programar, sino que sirve para empezar a comprender conceptos de electricidad y electrónica.

Es más difícil para niños, aunque hay proyectos que consiguen integrar la placa con scratch.

La ventaja es su bajo precio, y que abre la puerta al mundo de los microcontroladores, que están mas orientados a la robótica y la electrónica industrial. El sistema es tan bueno y económico, que muchos de los juguetes que veremos que prometen enseñar a programar, están creados con esta placa. Sin ir mas lejos, el nuevo robot de BQ, Zowi.

En resumen, opciones para enseñar a programar a los pequeños hay muchas, y lo mejor quizás, es que compartamos esa actividad con ellos.

 No te pierdas nada. Sigue la página de facebook. /nomoretechnology

Deja un comentario