Por qué es una buena idea dar tu viejo móvil a tu hijo como cámara de fotos

La fotografía, aparte de un arte o una afición, es una excelente herramienta educativa, y un movil viejo, una excelente excusa para iniciar a los pequeños.

La fotografía como herramienta didáctica para niños

Como fotógrafo de gente, se que para poder fotografiar personas, se necesita crear un vinculo. Cuando se tiene una cámara entre las manos, hay una especie de poder que condiciona a la persona que tenemos en frente y hace que en algunos casos sienta una inseguridad no habitual. Lo conocemos todos, es el miedo a quedar mal. El trabajo del fotógrafo es crear ese vinculo que refuerza la autoconfianza del modelo a fotografiar. En el caso opuesto, un fotógrafo arisco, o introvertido, puede aprovechar en su propio beneficio su “defecto”, para sacar ciertas actitudes de sus modelos.

Photo via VisualHunt.com
Photo via VisualHunt.com

Ese poder de interactuar con la gente, de influir en el comportamiento, pueden sentirlo los niños, desde muy pequeños, con una cámara en la mano. Puede que estén muy acostumbrados a ese trato especial, son niños y la gente habitualmente los trata de forma diferente. Pero en algunos casos, en niños especialmente introvertidos, puede darles la herramienta para abrirse un poco,  la cámara puede ser el escudo que necesitan para poder interactuar.

Ya solo queda aprender, como la interacción con las personas, puede determinar el resultado de la foto. Esto hace que una cámara en manos de un niño sea una excelente herramienta educativa.

Si nos va el hardcore, podemos enlazar el móvil con alguna red social subiendo las fotos automáticamente. Entonces si que sabrá lo que es autentico poder. Aparte de echarnos unas risas, seguramente tengáis que ir corriendo tras él en según que situaciones comprometidas.

Pero hay más

Aparte de realizar una gran labor socializando al pequeño que tiene el poder en sus manos, puede ayudar a mejorar otras habilidades. La más directa es la creatividad, pero la voy a dejar para el final, pues la paciencia y la constancia creo que son más interesantes y pasan más desapercibidas.

Como fotógrafo de productos, sé que pararse frente a un objeto inanimado, puede ser una tarea entretenida, absorbente y que en algunos casos pone a prueba la paciencia. Enseñar a un niño a fotografiar sus objetos más preciados con el fin de conseguir un resultado determinado, les enseña por un lado a tener la paciencia de seguir un orden a la hora de realizar una creación, y tener la paciencia de fotografiar según ese orden buscando un resultado. Les permite también concentrarse en una tarea donde no vale hacer el trabajo rápidamente, pues seguramente tenga que calmarse para disparar desde un punto concreto y sin mover la cámara. Por ultimo puede aprender el valor de la constancia para conseguir un resultado concreto, a la vez que usa el ingenio para conseguirlo.

Jugar con una fuente de luz y que pueda ver como se mueven las sombras y vea los distintos resultados, puede ser un excelente ejercicio, no solo artístico, si no de física básica.

Photo via VisualHunt.com
Photo via VisualHunt.com

Concepto artístico

Lógicamente el poder usar la imaginación y conseguir resultados rápidos sobre una idea, es lo que antes se valora de la fotografía. El niño/niña puede interactuar con su mundo de forma rápida, obteniendo resultados instantáneos de las cosas que le interesan. Sirve como excelente herramienta de valoración psicológica (dejar a los expertos) permitiendo descubrir cuales son sus intereses según lo que fotografía. Si por ejemplo, aun teniendo la opción, nunca quiere fotografiarse a si mismo, podemos intentar valorar el motivo. Lo normal y razonable es que intente fotografiar a todos los familiares, y aquellas cosas que le son más preciadas.

Enseñar las reglas básicas de composición, no es difícil, y les permite mejorar la visión artística (nunca imponer criterio). La capacidad para modificar las imágenes posteriormente añadiendo dibujos, o editándolas como si fuera un fotógrafo, terminara por mejorar esa capacidad artística.

Más allá de la fotografía

Tanto si se trata del móvil viejo que no usamos, como de una cámara que le hemos regalado, una vez acabado el juego de la fotografía, hay una serie de buenos hábitos que podemos inculcar.

Aparte del cuidado y mantenimiento del equipo, esta el orden y el gestionar el archivo fotográfico. Entender que borrar una fotografía mala, hace que nunca pueda ser recuperada, unido a un limite de fotografías guardadas, le ayudara a entender el coste de las decisiones.

Gestionar el archivo fotográfico, clasificarlo, adaptarlo a un limite fijado, les ayudara a realizar tareas donde el orden sea importante.

El usar cuentas sincronizadas y guardar fotos en un servidor externo, o en un servidor casero (por ejemplo nuestro propio ordenador) les ayudara a seguir una rutina de descarga de fotos y organización.

La fotografía tiene muchas facetas, y no es necesario entrar en tecnicismos, ni en complicadas maquinas para aprender de ella y disfrutarla.

No te pierdas nada. Sigue la página de facebook. /nomoretechnology

Un comentario sobre “Por qué es una buena idea dar tu viejo móvil a tu hijo como cámara de fotos

Deja un comentario