Usando la tablet desde pequeños

Siempre he sido un poco reticente a usar tablets u ordenadores con mis hijos, pero un profesional de la educación me ha demostrado la importancia que tienen estos nuevos dispositivos en la formación de los pequeños.

Voy a explicar algunos motivos por los cuales cambie de opinión.

Como hacer un uso racional de la tablet

El problema habitual de ser padre hoy en día, es la preocupacióne por el uso de los teléfonos inteligentes o tablets, o cualquier otro dispositivo electrónico similar (desde la propia TV hasta las consolas). La información consultable en internet, o en publicaciones especializadas, es confusa y normalmente partidista. Pocas veces está escrita por profesionales, y cuando el lugar es profesional, esta más interesado en el click rápido, o la venta del fascículo, propiciando el alarmismo, antes que ofrecer una ayuda real.

IMG_20160121_201312

Es en los blogs de logopedas particulares donde encontraremos la mejor información. También en revistas muy especializadas, pero son las menos. Han de ser consejos generales, ideas, no una guía completa sobre educación. Mi experiencia es que si creéis que hay un problema, consultéis con un profesional. Es mejor pagar una consulta a tiempo, que no años de dolores de cabeza.

No puedo meterme en un terreno donde no estoy formado, y dejo claro que la parte que no es técnica, es solo experiencia personal.

Cuando usarla

Dentro de lo que es el tiempo libre del niño, fuera del colegio, o fuera de lo que son estudios y actividades extra, todo es juego. Y aquí podemos debatir si jugar es recreo inútil, o formación. Para mi, todo es formación. Con esta idea en la cabeza, el uso de tablets y dispositivos similares, han de verse como herramientas educativas.

Aquí, he de reconocer mi error en no saber ver el enorme potencial educativo de estos dispositivos, y la reducción de su uso a favor de juegos clásicos. He aprendido que la clave está en el tiempo que se dedica, en como se distribuye ese tiempo de “ocio”.

Un niño sano, que no sea excesivamente obsesivo con una tarea en particular, ni particularmente nervioso, alternara de forma equilibrada, sin indicación de los padres, entre un juego y otro. La tablet, por ejemplo, usada de forma inteligente, sirve para llenar un hueco de tiempo, donde el niño pueda realizar una tarea relajada y necesite concentración.

Es lo que cuesta más ver a los críticos de estos dispositivos. Es sano para el menor, que exista un periodo de tiempo donde realice una actividad cerebral relajada. Los juegos educativos y didácticos clásicos, ya hacen esta función, pero en los dispositivos digitales, todo es más sencillo, natural, intuitivo y sobretodo barato. Quiero destacar sobretodo los juegos tipo puzzle, que tan buen trabajo están haciendo en rehabilitación en mayores. El ejemplo de como se ha usado la consola WII, o Kinect, nos debería servir de lección.

Como usarla

Para comenzar, lo mejor es hacer un uso compartido, donde exista un control sobre las acciones que realiza. El siguiente paso, es activar alguna tipo de control parental. Si se usa Android, hay miles de aplicaciones que pueden realizar este trabajo. En el caso de las tablets de Apple, es conocida la eficacia en este aspecto que ofrece desde hace años. No se si es el mejor, pero a mi me gusta especialmente en ordenadores. Si el control se realiza sobre todo el sistema, todo funcionara mejor.
Lo importante en un control parental, es que no se note que hay una restricción, que el menor no vea que esta perdiendo libertad, y en caso de que se queje, hacerle entender la necesidad de imponer ese control. En mi opinión, ese control debe realizarse sobre las acciones no deseadas que pueda realizar, no sobre duración, o aplicaciones que pueda ejecutar. Si la tablet esta en sus manos y puede elegir libremente a que “jugar” que la elección no se vea restringida por el control digital, sino por un criterio paterno. Ejemplo, a esta hora tienes que hacer esto, y no puedes jugar a esto. Y no que vea que es la maquina quien marca la norma.

Esto es realmente importante cuando crezca y sea un joven adolescente, o pre-adolescente con unas capacidades técnicas muy superiores a las nuestras. La restricción mecánica podrá ser saltada con facilidad si nos fiamos de ella y ellos saben mucho más. Todos hemos sido jóvenes y hemos encontrado maneras de esquivar las prohibiciones.

Aunque El control parental es un gran aliado, he de reconocer que no lo uso salvo en excepciones. En la tablet doy una libertad plena, pero asegurándome de las acciones que realiza y las cuentas que hay registradas. En cuanto tienen dominio completo y autonomía, habría que realizar una supervisión sobre cuales son sus áreas de interés, por ejemplo examinando las búsquedas, pero es tema para otro articulo.

Volviendo al tema.

Centrandonos en el uso que pueden darle a la tablet los más pequeños, quiero realizar algunas recomendaciones sobre juegos, aunque es importante que no la usen solo para jugar. Porque, sí, pueden usarla para más cosas que para jugar. Enseñarles que es una herramienta increíble que tenemos desde hace muy poco, puede ser una importante lección. Que sirve para hablar con la gente (como el móvil), que sirve para leer (los cuentos interactivos son un gran recurso), o para leer revistas y noticias, que sirven para ver sus series preferidas (la aplicación clan esta genial), y que sobretodo nos sirve para mantenernos informados de forma contaste.

Dentro de los juegos, aparte de los didácticos/educacionales, quiero recomendar especialmente todos aquellos que sean simuladores. Me refiero al tipo simuladores de de cuidar mascotas, crear tiendas, llevar una ciudad o un restaurante. Que en cuanto puedan hacer cálculos numéricos básicos, se den cuenta de la importancia de realizar planteamientos a largo plazo. Refuerza sobretodo el entendimiento de que las cosas tienen un proceso que hay que seguir uno a uno. Los que usan dinero virtual, les enseña la importancia de ahorrar/invertir.

Imagen del juego World Chef
Imagen del juego World Chef

Por ultimo, hay que prestar atención a aquellos que tengan un apartado social, donde puedan comunicarse con otras personas. Aunque puedan parecer juegos para niños, muchos son jugados por adolescentes demasiado grandes que pueden intimidar a un menor. En estos lugares el problema no son los adultos como suele decirse, sino los adolescentes mayores que pueden aprovechar esa diferencia de edad para realizar cualquier tipo de maldad.

Deja un comentario